viernes, 10 de noviembre de 2017

Un país todo Constitución

 
Porque nos informan, incluso educan nuestros demócratas de toda la vida. Naomi Klein junto a Ada Colau: "Ni siquiera Trump ha encarcelado a políticos del gobierno estatal".  El país en que se destapa una policía política y a nadie le importa un comino, pese a la gran cantidad de titulares tóxicos que lleva produciendo en sus mentes contra ciertos partidos políticos. Donde sus cloacas consiguen, oh sorpresa, material avanzado en Israel para espiarse entre ellos, incluidos a sus propios servicios secretos. Donde no aparece en titulares la conclusión judicial de que al Presidente lo untaban a sobres las grandes empresas, ni la imputación del Jueves por bromear sobre una obviedad respecto a los antidisturbios y la cocaína. Un país todo Constitución en la mano, exceptuando los derechos.
 
 
 

jueves, 19 de octubre de 2017

Uninacionales


¿Y a cuántos de los paniaguados que hoy abogan por el diálogo como solución, desde un discurso ampuloso y vacuo que incurre en la habitual banalidad política equidistante, calculada para reforzar lugares comunes e insustanciales, se les oyó bramar cuando en los pactos poselectorales los medios en su totalidad nos decían que no daban los números para un gobierno progresista PSOE-Podemos a la portuguesa, por cierto un éxito tanto económico como electoral, por la sencilla razón de que era tabú sentarse a hablar con los nacionalistas catalanes para pedirles su abstención, lo que podría haber sido una buena idea para tratar de evitar a lo que hemos llegado, la represión brutal jaleada desde los balcones ultranacionalistas rojigualda, pero condenada en Europa y la prensa internacional?
¿Alguien ha oído hablar en toda esta jauría de semanas y antidisturbios, finalmente monjiles, el debate del federalismo y la reforma constitucional pertinente, siempre bloqueada por el tándem PP-PSOE con la bendición de la gran prensa y televisión nacionales?
Suelen ser los mismos que fomentan la histeria en las redes con las reiteradas fotos de los niños muertos en las Ramblas, pero luego les hablan de los niños palestinos y se ponen despreciativamente estetas.
Un país uninacional, de una sola nación: la de los listísimos. Tanto como manipuladores -incluso expertos en refinada tortura psicológica y ambigüedad, lectores profusos de El País- como manipulados.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

miércoles, 23 de agosto de 2017

Por ahora


Y a las semanas suele aparecer la pregunta pertinente, que nadie formula desde el minuto cero pero que los hechos van respondiendo pacientemente: ¿Por qué en Cataluña?
Principalmente porque era fácil. Y el Estado Islámico y sus valedores lo sabían. Una región europea donde aún se podía intentar un golpe de magnitud intermedia entre el 11S y el 11M, muy improbable en el resto de territorio europeo con unas agencias secretas escarmentadas.
Sencillamente los sucesivos ministros del Interior Fernández Díaz y ahora Zoido se encargaron de desconectar a las agencias de seguridad y policiales catalanas de las redes de intercambio de información e inteligencia del resto de agencias europeas y americanas, como parte de sus políticas antisoberanistas.
Y el Estado Islámico conocía perfectamente esta desprotección catalana porque para empezar cuentan con su propia agencia secreta de información, con la que en otros puntos del globo han colaborado tanto las agencias de las grandes potencias, en especial EEUU o Israel, no digamos ya Arabia Saudí.
Es lo que tienen los distintos servicios secretos de este mundo imperial: colaboran entre sí al tiempo de tratan de averiguarlo todo unos de otros.
¿Achacamos a la eficacia de la agencia secreta del EI el conocimiento de esta desguarnición catalana, ese, cabe imaginar, secreto a voces de las agencias europeas, o quizás alguien se lo sopló convenientemente? Entramos en territorio gris de especulación inevitable que siempre existe en el mundo de las cloacas mundiales.
Gracias a que el imán demostró ser tan idiota como los que ya estaban avisados de su peligrosidad y no lo controlaron, tuvieron que tirar de un Plan B de atropello ya clásico, más fácil, que pese a resultar cuantitativamente muy inferior a París, los medios mundiales trataron de que fuera al menos un equivalente al de París. Recordemos el recrudecimiento armamentístico y bombardero europeo tras París vehiculado triunfalmente por Hollande.
Este se les parece haber quedado corto como coartada.
Por ahora.
 
   

jueves, 8 de junio de 2017

La era de la estupidez


Y en lugar de esperar unas décadas para que nos odien y desprecien con razón ¿por qué no ganamos tiempo, nos motorizamos también mentalmente, y le vamos reconociendo ya a las siguientes generaciones que somos idiotas...?
 
 
 

martes, 30 de mayo de 2017

Restauración con becarios al fondo



Marca España es que el diamante en bruto pero sin diamante de Susana Díaz afirmara, antes de quedarse sin chalecito en Ferraz, que la juventud del 15M con una formación y cultura estratosféricamente superior a la suya estaba enojada porque aspiraba a un chalecito en la playa. Su mentalidad lo dice todo, lo explica todo de este país. Restauración es que Sánchez ande ya comiéndose su entrevista con Evole en Salvados, cuando cobró conciencia de repente de que había una juventud crítica y preparada detrás de los votos a Unidos Podemos, y como es lógico diametralmente ajena al PSOE puesto que piensan, al contrario de sus menguantes millones de votos apesebrados. Restauración Michelín con becarios al fondo, a la rueda del capital financiero, y familias en los contenedores de las sobras afuera.  



martes, 23 de mayo de 2017

CETA


Lección magistral al cuñado en torno al CETA, la civilización y el comercio (sospechosas referencias de Rivera a "Los enemigos del comercio" de Escohotado). La cultura y la formación política no se esnifan.
Podía haber añadido el diputado de Podemos, por ejemplo, que en tales mal llamados Tratados de Libre Comercio se cumple siempre la misma constante, desde el ALCA al TTIP: las disposiciones y articulado referidos al comercio constituyen apenas el 20% del total. El resto es garantizar el poder omnímodo de las corporaciones sobre los estados.
O que más del 70% del supuesto flujo comercial que "liberan" consiste en transferencias de capital entre la sede central de cada transnacional y sus filiales en otros países.
Es que también se comercia libérrimamente con la verdad, signo inequívoco de civilización.